Bart Millard tuvo una difícil juventud, marcada por el abandono, los abusos y una complicada relación con su padre, un hombre más propenso a dar gritos y golpes que a hablar o abrazar. Justo cuando Bart disfruta de la fama como líder de la banda cristiana MercyMe, su progenitor se enfrenta al peor momento de su vida, lo que le obliga a volver y reencontrarse con su pasado. La experiencia le servirá para componer I Can Only Imagine, la canción de rock cristiano más escuchada de todos los tiempos. En 2003, la canción I Can Only Imagine, de la banda de rock cristiano MercyMe, rompió todos los registros de este género, hasta el punto de convertirse, con doble disco de platino, en el single cristiano más vendido de la historia. Tras este éxito, cuya letra llena de esperanza ha sido traducida a varios idiomas, se esconde la complicada experiencia vital de su compositor, Bart Millard, un hombre cuya infancia está marcada por el abuso y los maltratos de su padre, al que volvió a ver años más tarde cuando estaba gravemente enfermo. A partir de este hecho real, los hermanos Andrew y Jon Erwin (Desmadres de madres) dirigen en La canción de mi padre un inspirador drama religioso que habla sobre fe, reconciliación e inspiración artística. J. Michael Finley, actor curtido en musicales de Broadway, debuta en la gran pantalla y protagoniza este biopic repleto de emociones y buenos sentimientos. Le acompaña un reparto formado por intérpretes de la talla de Denis Quaid (Tu mejor amigo) y la ganadora del Oscar Cloris Leachman (El gurú de las bodas), a los que se une el actor y cantante Trace Adkins (Marea negra).